Una de las formas en que puedes iniciar tu propio negocio de venta de recargas telefónicas es a través del cambaceo, que es un sistema de ventas de los más antiguos que existen, es una venta de contacto directo con cliente final.

 

Anteriormente, si querías tener saldo en tu teléfono celular, tenías que ir a una agencia distribuidora de tarjetas telefónicas como Telcel, o Iusacell, etc. Esta venta al público ha sido sustituida por la venta de recargas telefónicas que adquieres en cualquier centro comercial o tiendas de conveniencia, que en muy poco tiempo se convirtió en un producto de consumo cotidiano.

 

Hay dos tipos de ventas: El sistema de preventa, que es en donde se genera un pedido previo y después te surten ó el sistema tradicional o cambaceo, que consiste en llevar el producto con nosotros y efectuar la venta tienda por tienda,  casa por casa, con la ayuda de nuestra habilidad comercial.

 

¿Pero… con tanta competencia que existe, cómo puedo lograr la venta?

 

Para que sea una estrategia competitiva y efectiva, cuentas con algunas condiciones que dentro del cambaceo ó venta directa al detalle, se deben cumplir.

 

 

  • Que tu oferta represente una Oportunidad para el cliente:

Así como nos traen a la casa el garrafón de agua, tu puedes ofrecer la venta de tiempo aire, sin que el cliente tenga que ir a la tienda, hacer una fila de ocho personas y ya sabes, no falta la típica señora o señor que hace todos sus pagos del mes, compra 80 cositas y el cajero platica, o se fue el sistema y se pierde mucho tiempo.

Gracias a tus habilidades de venta, puedes lograr que semanalmente le vendas una recarga telefónica en la comodidad de su hogar.

 

  • Que tu ofrecimiento sea un producto de impulso:

Esto es, el ofrecer un producto que sabes que va a necesitar,  pero que en ese momento no pensaba adquirir y cuando llegas a ofrecerlo te lo piden impulsivamente.

 

  • Observar medidas de seguridad:

Debido a la inseguridad en nuestro país, se complica un poco el que te abran la puerta de una casa, ya que eres un extraño. Por eso es importante que te identifiques correctamente (solicita a la empresa con la que contrates la venta de recargas telefónicas, una credencial que te acredite), de esta forma minimizarás el porcentaje de rechazo por parte de los posibles clientes.

 

  • Ofrecer Promociones:

Debes de estar informado sobre las promociones que cada compañía telefónica lanza al mercado, animando a tu posible cliente a que las aproveche. En el caso de que sea un cliente con un negocio establecido y que decida consumir tu producto frecuentemente; éste contacto directo con él,  te permite conocerlo en el trato día a día, y podría despertar mayor interés de compra para tu venta de recargas telefónicas si le ofreces el beneficio de un pequeño crédito por unos días que no le sería fácil de conseguir.

 

  • Asegura tu rentabilidad:

Esto es, que al tener un producto altamente rentable, como por ejemplo: la venta de recargas telefónicas, aseguras un retorno positivo de tu inversión casi de inmediato.

 

  • No te preocupes por la competencia:

Lo más interesante del cambaceo es el impacto de venta que puedes alcanzar. Las grandes cadenas de tiendas, así como las tiendas de conveniencia, tienen un público constante que les genera grandes ingresos por la venta de tiempo aire.

Pero tu cuentas con una movilidad que ellos no, y puedes llegar a muchas personas y lograr tus ventas, ofreciendo el servicio en dónde se encuentren y beneficiándose con el ahorro de tiempo que les lleva el desplazarse a comprar su recarga.

 

Para que tu cambaceo sea funcional, debes implementar una buena técnica de prospección, dando prioridad a las zonas y rutas.

 

A continuación te describo las ventajas al definir una ruta:

  • Incremento de tu tiempo productivo.
  • Visitar a un cliente más, diariamente.
  • Conseguir un mayor control del presupuesto de gastos por desplazamiento.
  • Cubrir la zona en la totalidad que te hayas planteado.
  • Aumento en la regularidad de las visitas a tus clientes, que se sentirán bastante satisfechos al ser bien atendidos, pues estableces una relación de confianza.

 

Primero debes trazar una zona de ventas que te sea fácil de cubrir y que tenga bastante población de pequeños negocios o podrías escoger un conjunto habitacional, o una gran empresa con mucho personal.

 

De acuerdo a la zona de ventas elegida, es conveniente que lleves un registro de los clientes que hayas visitado, si lograste la venta con alguno de ellos, no olvides poner una marca para identificarlo fácilmente la próxima vez que cubras esa ruta, un cliente que te compra una recarga telefónica una vez, se convierte en un cliente recurrente.

 

Si visitaste un posible cliente que no te compró por alguna razón, y te dijo que no disponía de efectivo en ese momento o estaba de prisa, recuerda hacerle una segunda visita en tu siguiente recorrido y tal vez ahí logres la venta, si lo visitaste por 3 veces y no tuviste resultado, chao, no será tu cliente.

 

Recuerda que tu presentación es muy importante, trata de manejar la información de forma rápida y explicita. No te preocupes si se te cierran algunas puertas, es normal, proponte todos los días el tocar al menos 20 puertas y te garantizo que al final del día, 3 personas te habrán consumido una recarga telefónica y tal vez 2 más te habrán dicho que regreses la próxima vez.

 

El cambaceo es una forma vigente y exitosa de ventas, que se adapta a los cambios y nuevas realidades para cualquier producto. Crea tus propias técnicas de venta para determinar cuál te conviene más.

 

No olvides que un cliente debidamente atendido, te permite fijar un volumen de ventas que le resultará bastante rentable a tu capital invertido.

Con la venta de recargas telefónicas, tu ahorro crece,  recuperas tu inversión en unos cuantos días,  y además has ganado una jugosa utilidad.