¿Tienes ganas de iniciar un nuevo negocio? Para ponerlo en marcha y que tenga éxito, un buen emprendedor cuenta con estas habilidades esenciales.

 

  • Capacidad de ventas

Esta habilidad implica el que puedas conectar con el resto de las personas (empatía), que visualices los aspectos fundamentales del producto o servicio que estás ofreciendo, para que la otra persona quiera comprártelo a ti.

 

  • Comunicación

Hay personas que nacen con este talento, pero también es una capacidad que podemos desarrollar gradualmente. Debemos comunicarnos de una forma clara, expresando exactamente lo que queremos decir u obtener, para no generar confusiones o malentendidos. Aunque nos expresamos por medio de las palabras, nuestro cuerpo también habla y en especial nuestra mirada.

  • Muestra siempre una actitud positiva.
  • Escucha con atención las preguntas que te hagan, para que respondas clara y concisamente.
  • Brinda atención exclusiva a la persona que te está transmitiendo un mensaje y evita las distracciones.
  • Hazle preguntas y utiliza una postura corporal adecuada.
  • Recuerda que si tienes una gran idea o propuesta de negocio, la expliques con claridad para que tu receptor la entienda con facilidad y quede convencido.

 

  • Relacionarse efectivamente

¿Alguna vez te has preguntado, por qué algunas personas se relacionan con bastante facilidad desde un primer encuentro?

  • Pues bien, son personas que sonríen y la sonrisa además de ser contagiosa hace que la otra persona se sienta bien.
  • Tratan a las personas como si fueran sus mejores amigos.
  • Prestan atención a lo que dicen las personas, escuchándolas.
  • Ven a un posible amigo, al que tiene que conocer, no a un extraño.
  • Son generosos, para que a su vez los demás sean exitosos.
  • Siempre están abiertos al diálogo.

 

  • Gestión del tiempo

Si vas a emprender un negocio por tu cuenta, es de vital importancia que manejes tus tiempos correctamente.

 

  • Paciencia

Los resultados en cualquier negocio no los vemos el primer día. Es importante armarnos de paciencia y saber mantener la calma en tiempos difíciles, si estamos haciendo correctamente nuestro trabajo, pronto veremos los resultados.

 

  • Confianza

Lo más importante es que creas en tus capacidades, no permitas que la duda te atrape. Cuando actúas con confianza, esta se refleja en tus actos y para ser un buen emprendedor asegúrate de trabajarla. ¡Confía en ti!  ¡Confía en tu producto!  ¡Confía en tu servicio!

 

  • Disciplina

Al emprender un negocio, también existen altibajos y momentos de incertidumbre. Lo que siempre te salvará, es la disciplina; sigue trabajando pase lo que pase, hasta que logres cumplir tus metas.